Políticas de contingencia o gestión del riesgo

Posted on por
Políticas de contingencia o gestión del riesgo

En gestión de proyectos, un plan de gestión del riesgo de proyectos es necesario para anticipar posibles situaciones de contingencias y aplicar soluciones adecuadas.

Como responsables del proyecto, el gerente y su equipo son los autores primordiales de marcar un plan anticipatorio ante posibles situaciones de incertidumbre o de riesgo.

El concepto de riesgo se concibe como una situación incierta que deriva en consecuencias negativas para la consecución de los objetivos del proyecto. Por ello, es imprescindible establecer un plan de riesgo en el que se pueda llevar a cabo una correcta evaluación de posibilidad de ocurrencia y una estrategia de contingencia.

Con la implementación de un plan de riesgo, los agentes involucrados en el proyecto pueden activar acciones de contingencia previamente planificadas para la minimización o completa evitación de eventos negativos. Estos eventos pueden ir desde la incrementación de costes, la demora de plazos de entrega, taras en la calidad final hasta impactos desfavorables hacia el medio ambiente, entre muchos otros.

No obstante, el riesgo en sí mismo no solo encarna situaciones de índole negativa, sino que incluye eventos de completa incertidumbre o inesperados. Así pues, también se consideran contextos potencialmente positivos pero que no se contemplaban dentro del plan inicial de la gestión del proyecto y que impactan en su viabilidad.

Ante ambas hipotéticas situaciones, el gerente del proyecto, así como el equipo a cargo deben predecir en la medida de lo posible, además de cuantificar el número de situaciones que descarrían la dirección definida de proyecto aplicando soluciones previamente estudiadas.

De forma equívoca, en ocasiones se percibe o equipara una situación de riesgo a una incompetencia o falta de control en la gestión. No obstante, en materia de gestión de proyectos el riesgo es una variable siempre presente y el éxito del proyecto dependerá de las políticas de riesgo aplicadas cuando éste ocurra.

Una correcta gestión del riesgo consiste en identificar prematuramente aquellas amenazas que impidan la compleción exitosa de los objetivos, de modo que el gerente de proyectos pueda maniobrar la incertidumbre de forma sistemática, priorizando acciones que minimicen el efecto negativo en el plan establecido.

Comúnmente se utiliza en el sector la elaboración de un documento de “plan de gestión de riesgos” en donde se estipulan las posibles contingencias y estrategias a seguir para su solución, detallando recursos, organización y agentes envueltos para su apaleamiento.

Para aquellos profesionales que deseen complementar su formación en materia de gestión y control de proyectos, FUNIBER patrocina el Máster Universitario en Gestión Integrada: Prevención, Medio Ambiente y Calidad, dirigido a un amplio abanico de profesionales con titulaciones diversas.

Fuente: Cómo llevar a cabo una Gestión del Riesgo eficaz

Imagen: Todos los derechos reservados