Opiniones FUNIBER: “Los resultados gestacionales están relacionados con la competencia y el entrenamiento del médico especialista”

Posted on por
Opiniones FUNIBER: “Los resultados gestacionales están relacionados con la competencia y el entrenamiento del médico especialista”

A partir del día 15 de mayo, FUNIBER empieza a patrocinar la Maestría en Reproducción Humana Asistida. Conversamos con el Director Académico de la nueva maestría, Dr. José Manuel Navarro, para conocer más sobre este campo en crecimiento

“La demanda de médicos en general crecerá en torno a un 30 por ciento entre 2020 y 2030, más rápido que el promedio para todas las ocupaciones. Los obstetras y ginecólogos generales, así como los endocrinólogos reproductivos tendrán una fuerte demanda durante este período”, afirma el Dr. José Manuel Navarro, Doctor en Medicina  por la Universidad de Sevilla (España), Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de Sevilla y Médico Especialista en Obstetricia, Ginecología y Cirugía Ginecológica endoscópica.

Según el Dr. José Manuel Navarro, crece de manera exponencial el número de mujeres infértiles que acuden a las consultas de reproducción. La capacitación de profesionales podrá permitir respuestas más exitosas a las parejas que buscan solución a la infertilidad.

Para ampliar las posibilidades de formación, FUNIBER se une al Instituto para el Estudio de la Biología de la Reproducción Humana (INEBIR) y a la Universidad Europea del Atlántico (UNEATLANTICO), que forma parte de la Red Universitaria en la que colabora, para ofrecer un programa formativo integral. La Maestría en Reproducción Humana Asistida tiene una propuesta académica que engloba tanto los aspectos clínicos de la medicina reproductiva como la perspectiva empresarial de gestión de centros de reproducción asistida.

Entrevista Dr. José Manuel Navarro

En todo el mundo, crece el número de parejas con problemas de fertilidad que pueden beneficiarse de tratamientos de reproducción asistida. ¿De qué cifras hablamos?

Las tasas de infertilidad han permanecido estables en las últimas tres décadas; sin embargo, en los últimos treinta años se ha producido un incremento exponencial del número de mujeres infértiles que acuden a las consultas de los especialistas de reproducción.

Las causas son diversas, pero principalmente los recientes cambios sociales y económicos han provocado que la mayoría de las mujeres deseen una gestación cuando son menos fértiles biológicamente. A nivel mundial, en 2010, un 1,9% de las mujeres entre 20 y 44 años que querían tener hijos no fueron capaces de tener su primer hijo nacido vivo y 10,5% de las mujeres con un nacimiento vivo anterior no fueron capaces de tener un hijo nacido vivo adicional.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países desarrollados, la infertilidad femenina se observó en un 37% de las parejas infértiles, infertilidad masculina en un 8% y mixto en un 35%; el 5% de las parejas tenían infertilidad de origen desconocido. Algunas causas de la infertilidad son fácilmente identificables; sin embargo, la situación es menos clara en la mayoría de las parejas, ya que suelen combinarse varios factores.

 

La medicina reproductiva ha madurado de manera importante y cuenta con numerosas herramientas para dar respuesta en función del problema. ¿Qué porcentaje de parejas infértiles pueden lograr su sueño gracias a la reproducción asistida? ¿Existen muchos tratamientos para las distintas problemáticas?

El consenso general es que la evaluación de la infertilidad se debe realizar para las parejas que no han sido capaces de concebir después de 12 meses de relaciones sexuales frecuentes sin protección; sin embargo, el inicio de un estudio de fertilidad puede realizarse antes en base a la historia clínica y la exploración física, y en las mujeres mayores de 35 años de edad.

El momento de la evaluación inicial de la infertilidad depende de la edad de la mujer, así como de los factores de riesgo de la pareja. Las mujeres experimentan una disminución de la fecundidad después de los 30 años.

Iniciamos la evaluación de la infertilidad después de seis meses de relaciones sexuales frecuentes sin protección en las mujeres de entre 35 y 40 años de edad y en menos de seis meses en las mujeres mayores de 40 años de edad.

La evaluación también debe iniciarse inmediatamente si la mujer tiene antecedentes de factores de riesgo como la insuficiencia ovárica prematura (cirugía ovárica previa, la exposición a fármacos citotóxicos o radioterapia pélvica, enfermedad autoinmune, tabaquismo, historia familiar de menopausia precoz), endometriosis, patología uterina, y alteraciones de las trompas de Falopio.

Existen ciertos factores masculinos que también aconsejan iniciar la evaluación temprana. Estos factores incluyen los antecedentes de trauma testicular que haya requerido tratamiento, paperas en adultos, impotencia u otra disfunción sexual, quimioterapia y/o tratamiento radioterápico o una historia de infertilidad con otra pareja.

Los resultados gestacionales están claramente relacionados con la competencia y el entrenamiento del médico especialista, y de las inversiones tecnológicas en los laboratorios de reproducción humana.

La investigación continúa su avance, ¿qué temas cree que pueden tener más interés en un futuro cercano?

El futuro de la reproducción será mutidisciplinario en un nuevo enfoque tecnológico, ya que no solo incorporará disciplinas biomédicas sino que debe incluir disciplinas como la ingeniería, la física o las matemáticas. El bioingeniero será una pieza fundamental en las unidades de reproducción humana. Los avances tienen seis ejes fundamentales:

  1. Los nuevos avances en genéticas nos permitirán una mayor comprensión de los fenómenos reproductivos. En la actualidad, un 50% de las publicaciones médicas tienen una estrategia genética para el desarrollo de los trabajos, pero esta llegará a ser de un 100%. Se perfeccionarán los métodos diagnósticos de anomalías embrionarias.
  2. La aparición de las tecnologías OMICS (epigenómica, genómica, transcriptómica, proteómica y metabolómica) permitirá mejorar el conocimiento, proporcionando una información novedosa sobre los procesos biológicos reproductivos, obteniendo así una visión más amplia de sistemas biológicos complejos.
  3. El desarrollo en el laboratorio de óvulos y espermatozoides de diseño.
  4. La biología es “la ciencia de la complejidad” y para comprender los procesos biológicos necesitamos recoger los datos, gestionarlos y analizarlos. El análisis de la información es crítico en medicina: solo podemos tomar decisiones cuando la información es precisa; pero la información no puede ser recogida y procesada con los modelos estadísticos tradicionales, debe ser gestionada con modelos “big data”. Otros métodos de aprendizaje automático basados en aprender representaciones de datos como es el caso del “deep learning” nos permitirán otra aproximación y la comprensión de procesos complejos.
  5. Las tecnologías orientadas a revertir el envejecimiento celular de los gametos, principalmente de los óvulos.
  6. La incorporación del “enfoque tecnológico” nos permitirá nuevas orientaciones como el desarrollo de úteros artificiales.

 

Lógicamente, el éxito en los resultados está condicionado en gran medida a la capacitación de los profesionales que atienden a estas parejas. ¿Existen suficientes profesionales capacitados, en calidad y cantidad, para atender esta demanda en crecimiento?

Probablemente no porque se trata de una subespecialidad con un entrenamiento muy largo y definido.

La demanda de médicos en general crecerá en torno a un 30 por ciento entre 2020 y 2030, más rápido que el promedio para todas las ocupaciones. Los obstetras y ginecólogos generales, y los endocrinólogos reproductivos tendrán una fuerte demanda durante este período.

Los “baby boomers” ya han sobrepasado sus mejores años de fertilidad, pero las mujeres tendrán una necesidad continua de atención a medida que crecen. Los hijos y nietos de los “baby boomers”, un gran grupo demográfico conocido como los “millennials”, están entrando en sus años de procreación y esto provocará una fuerte demanda de endocrinólogos reproductivos por muchos años.

Los hijos de los “baby boomers” estarán en edad fértil durante décadas y requerirán los servicios tanto de ginecólogos como de endocrinólogos reproductivos.

Conozca el programa de la nueva Maestría en Reproducción Humana Asistida en http://fnbr.es/4th

Más información:

Nueva Maestría en Reproducción Humana Asistida

Foto: Todos los derechos reservados