Departamentalización, divide y vencerás

Posted on por
Departamentalización, divide y vencerás

La estructuración basada en la departamentalización permite que las empresas racionalicen por rangos sus actividades. Esta división organizativa resulta más eficiente para alcanzar los objetivos de negocio.

La departamentalización es la organización lógica y más común de la mayoría de las organizaciones. Por lo general, la estructura utilizada en una empresa se relaciona directamente con la calidad en los resultados. La organización por departamentos agrupa al personal según distintos objetivos.

Los criterios para la creación de estas estructuras de trabajo basadas en departamentalización pueden variar atendiendo a distintos criterios. Estos pueden basarse en los objetivos empresariales, la tecnología utilizada, la capacitación y habilidades de los empleados, o la estrategia empresarial, entre otros.

El propósito de este tipo de división es conseguir mayor eficiencia en la consecución de resultados. Este tipo de organización empresarial ayuda a la simplificación y reducción de las tareas a realizar con un grado superior de especialización en cada área.

Asimismo, la estructuración por departamentos aporta una mayor visibilidad en unidades de trabajo y facilita la supervisión por parte de los altos cargos. Se trata de una disposición del personal que, además, ayuda a que la comunicación sea más efectiva entre los miembros. Como contrapartida, limita el grado de flexibilidad dado que ralentiza la adaptación a cambios potenciales en la organización.

Existen distintos tipos de estructuraciones departamentales que dependerán de la conceptualización de la propia empresa para designar estas unidades de trabajo.

La departamentalización por cliente está enfocada en ofrecer una mayor atención al cliente y a focalizarse al consumidor o usuario. Un departamento hipotecario o una banca son ejemplos de esta categoría de organización ya que se centran en la dedicación al cliente.

Aquellas estructuraciones basadas en la duración de actividades se denominan departamentalizaciones por tiempo. El ejemplo más común de esta tipología es aquellas que basan su organización interna en función de turnos laborales o tipo de jornadas.

En algunos casos y, sobre todo en referencia a empresas de gran envergadura, se suele usar una departamentalización por territorio. En esta categoría se tiene cuenta la gerencia por áreas geográficas y los departamentos están basados en divisiones por zonas.

En situaciones en las que el trabajo es llevado a cabo por distintos equipos cada vez, puede haber una departamentalización por proyectos.

Los departamentos por servicios o productos se caracterizan por una división interna según las líneas empresariales ofrecidas al público. Se trata de una organización útil, a excepción de aquellas situaciones en las que la compañía dispone de numerosas líneas.

En los casos en los que la empresa busca una dinámica de optimización empresarial y agilidad, se puede llevar a cabo una departamentalización por procesos. Esta estructuración permite una mejora continua junto con una planificación y gestión que buscan la optimización de recursos de forma constante para conseguir mayor rentabilidad de inversión.

En ocasiones se pueden encontrar departamentalizaciones por equipos, que tienen cierta similitud con la de procesos o proyectos. Los departamentos por equipos suelen tener el objetivo de reducción de costes y uso de tecnologías y recursos de forma eficaz.

Los departamentos por funciones tienen por objetivo la división por equipos según el tipo de actividad o disciplina a desarrollar: contabilidad, ventas, administración, etc.

Por último, la departamentalización matricial combina características de las de proyectos y funciones. De este modo se pueden optimizar los tiempos de entrega y recursos.

Para todos aquellos profesionales con inquietud en conocer las estructuras organizacionales de las empresas y capacitarse en temas de gestión empresarial, FUNIBER patrocina la Maestría Internacional en Auditoría y Gestión Empresarial.

 

Fuente: DEPARTAMENTALIZACIÓN DE LA EMPRESA

Imagen: Todos los derechos reservados