Perder peso ayuda a aliviar la apnea del sueño

Un estudio realizado con pacientes obesos, revela que la apnea obstructiva del sueño se puede aliviar si las personas pierden al menos un cinco por ciento de su peso corporal. Este estudio, realizado en Finlandia, ayudó a identificar que la afección respiratoria presentó una mejoría en un periodo de cuatro años, entre las personas que siguieron un programa de reducción de peso con consejería sobre el estilo de vida.

El Dr. Henri Tuomilehto, profesor adjunto de la Clínica de Sueño Oivauni de la Universidad de Finlandia Oriental, en Kuopio manifiesta que «alrededor del 70 por ciento de todos los pacientes de apnea obstructiva del sueño son obesos».

El doctor indica que un tratamiento de reducción de peso podría ser el tratamiento de primera línea en la fase temprana de la apnea obstructiva del sueño, para evitar el avance de la enfermedad. El especialista indica que tener sobrepeso moderado incrementa el riesgo de padecer la afección respiratoria en 10 veces.

Las personas que padecen de apnea obstructiva del sueño, interrumpen su descanso nocturno porque la respiración se detiene repentinamente, por esta razón padecen además de fatiga diurna.

En este estudio participaron 57 personas con obesidad y apnea del sueño leve. Un grupo participó de un programa de dieta y ejercicio de un año de duración, mientras que el segundo grupo solo recibió información general sobre dieta y ejercicio. Aquellas personas que lograron perder un 5 por ciento de su peso corporal, reportaron una reducción cercana al 80 por ciento de la apnea del sueño, en comparación con los que no perdieron peso.

La apnea obstructiva del sueño es una enfermedad de amplia prevalencia, pero más del 80 por ciento de las personas que la padecen no saben que les afecta.

El Dr. Harly Greenberg, director de medicina del sueño del Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York, manifiesta que la apnea obstructiva del sueño puede producir mayor riesgo de hipertensión, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, e incluso, podría contribuir en el desarrollo de enfermedades como la diabetes tipo 2.

Greenberg manifestó que aunque el programa había resultado exitoso, solo el tratamiento para perder peso no ayudaría a todos los que padecen apnea obstructiva del sueño. «Esos pacientes deben ser tratados con intervenciones terapéuticas como la presión positiva continua de las vías aéreas (PPCVA) o dispositivos orales que pueden producir una mejora más inmediata en los síntomas y aliviar la somnolencia diurna mientras se espera que el paciente pierda peso», manifestó.

El estudio pudo mostrar una conexión entre la reducción de peso y la mejora de la enfermedad, pero no se probó causalidad.

fuente:
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_144755.html

fotos:
142 of 366

Etiquetas

salud, sueño